La causa principal de las cruzadas fue la aparición en Oriente de algunos turcos que destruyeron el Imperio árabe de Bagdad, atacaron el Imperio bizantino y se tomaron el Asia Menor, amenazando Constantinopla. Fueron llamadas “Guerras religiosas” para liberar Jerusalén y otros lugares santos de los turcos. El símbolo era la Cruz contra una Medialuna representando el cristianismo contra el islam. El emperador y el patriarca de Constantinopla, piden ayuda al papa Urbano II, éste solicitó ayuda a los señores feudales para liberar los territorios. Mientras los árabes dominaban las tierras santas, eran tolerantes con otras religiones. Cuando fueron sometidos por los turcos estos no aceptaron otras creencias en sus territorios.
Como consecuencias de las cruzadas los señores feudales estuvieron mucho tiempo fuera, por lo que perdieron parte de su autoridad política. Por el contrario, los reyes al final de la Edad Media fueron cada vez más poderosos. El sistema feudal comenzó a debilitarse en la medida que creció el comercio y que muchos siervos incorporados a las huestes de sus señores no regresaron , provocaron una crisis de la mano de obra. Un intenso movimiento de personas devolvió al Mediterráneo un papel relevante en las comunicaciones. El comercio entre Oriente y Occidente fue reestablecido, ganando gran auge los puertos italianos de Génova y Venecia.las_cruzadas.jpg